Cuando te desplazas en montaña a cierta velocidad, tienes la sensación de libertad y de que puedes viajar por el mundo entero. También  podrás recorrer largas distancias por sendas que atraviesan bosques, arroyos, vaguadas y un sinfín de espacios naturales. Se puede practicar en jornadas de un día, dos, tres, e incluso se podría hacer infinito. Tenemos unos de los ejemplos de peregrinación más importantes y cada vez con más adeptos de estas pequeñas máquinas con ruedas: el camino de Santiago.

Etiquetas: 
Moutain Bike, bici de montaña

Últimos Posts